Trasladarse a la noche

Trasladarse a la noche de luciérnagas apagadas
donde al dormir las sombras vigilan desde la ventana del patio
Escuchar los aullidos sacramentales de un perro de ceniza
sin más remedio
que parapetarse tras la cobija púrpura del abuelo muerto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s